Bill Barr acusa a Trump de ‘extorsión’ y ‘sabotaje’

El exfiscal general de Trump, William Barr, ha hablado con el comité del 6 de enero.  Luego descubrimos que lo hizo a espaldas de Trump sin una citación.

En una amplia entrevista esta semana, el exfiscal general Bill Barr presentó una imagen negativa del expresidente Donald Trump, llamándolo un hombre que usa la «extorsión» y la «destrucción» para mantener el control del Partido Republicano más de 19 meses después de dejarlo. oficina.

Barr caracterizó a Trump como alguien que «se preocupa por sí mismo» y se preparó para promover su agenda personal a expensas del Partido Republicano en el episodio del jueves del podcast Honestly del periodista Bari Weiss.

Trump ha sido criticado por etiquetar a los miembros de su partido como “RINO”, o republicanos solo de nombre. Barr, quien dirigió el Departamento de Justicia durante dos años bajo Trump, argumentó que no solo no existen esos conservadores, sino que Trump eligió etiquetarlos como tales para librar al Partido Republicano de aquellos que no le agradaban.

“La idea de que hay RINO, personas que realmente no apoyan los principios republicanos, simplemente no es cierta”, dijo Barr. “Lo que el presidente define como RINO son personas que son verdaderos republicanos y conservadores azules, pero que simplemente tienen un problema personal con Trump”.

Si bien solo una pequeña parte del Partido Republicano está bajo el control de Trump, según Barr, quien afirmó que Trump controlaba un tercio del partido, la fuerza de Trump proviene de su disposición a socavar las agendas republicanas si no se ajustan a sus preferencias.

“Él no solo hace eso en las elecciones presidenciales, sino que también lo hará en las elecciones estatales”, dijo Barr. “Es mi persona o es sabotaje. Esta búsqueda de una agenda personal y poder personal está debilitando al Partido Republicano en un momento en que podría tener una victoria histórica y lograr un progreso histórico en ‘hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande’”.

Continuó diciendo que Trump se ha comportado de una manera que nunca antes habían visto grandes presidentes.

“La táctica que usa Trump para ejercer este control sobre el Partido Republicano es la extorsión”, dijo Barr. “¿Qué otro gran líder ha hecho esto? Diciéndole al partido, ‘si no soy yo, voy a arruinar sus posibilidades de elección diciéndole a mi base que se quede en casa. Y sabotearé a quien tú designes que no sea yo. Muestra de qué se trata. Es todo acerca de sí mismo”.

Barr afirmó que «no se hacía ilusiones» cuando ingresó a la administración Trump, pero creía que era crucial que una administración republicana estuviera en el poder en el momento en que discutió su elección de unirse a ella. A pesar de no respaldar inicialmente a Trump, afirmó haberlo hecho una vez que se anunció formalmente al candidato republicano en 2016 y que estaba “siguiendo políticas buenas y sólidas”.

Afirmó que sus problemas con Trump no surgieron hasta después de las elecciones presidenciales de 2020. Si bien dijo que estaba “orgulloso del historial de la administración”, Barr afirmó que después de perder ante Biden, Trump se volvió “muy difícil de tratar”.

Trump ha hecho acusaciones erróneas de que hubo un fraude electoral generalizado, pero Barr, quien ha refutado estas afirmaciones, dijo que «subestimó hasta dónde» las llevaría Trump. Dijo que no anticipó que buscaría “estas teorías legales muy extravagantes a las que nadie les dio crédito”.

Barr, a pesar de las críticas, declaró que seguiría apoyando a Trump si se postulara en 2024 contra un demócrata liberal, refiriéndose a Trump como la «decisión del menor de dos males». Declaró que votaría por su exjefe si se tratara de Trump contra el presidente Joe Biden, la vicepresidenta Kamala Harris o el gobernador de California Gavin Newsom.

Cuando se le preguntó quién cree que ganará las próximas elecciones para presidente, Barr respondió: “Si tuviera que apostar, probablemente apostaría por DeSantis”.