Cassidy Hutchinson se vio obligada a esconderse después de testificar frente al comité del 6 de enero.

Cassidy Hutchinson: Donald Trump intentó estrangular a un agente del Servicio Secreto que se negó a llevarlo al Capitolio el 6 de enero

Cassidy Hutchinson, una testigo destacada, huyó del lugar con su familia y un destacamento de seguridad después de presentar nuevas acusaciones sorprendentes durante las audiencias contra el expresidente Donald Trump el 6 de enero.

En un impactante testimonio durante una audiencia en vivo del comité el 3 de julio, Hutchinson, un exempleado de la Casa Blanca, dijo que Trump había intentado llevar a una multitud al Capitolio el 6 de enero, pero el Servicio Secreto lo había detenido.

Según los informes, el comité se apresuró a programar el testimonio de Hutchinson antes de la reunión por temor a que los asociados de Trump intentaran sabotearlo y que se filtrara información sobre su cuenta.

Hutchinson, quien se desempeñó como asistente del exjefe de personal de la Casa Blanca Mark Meadows, fue una de las personas encargadas de obtener el respaldo legislativo para Trump durante su primera audiencia de juicio político.

La representante Liz Cheney, la republicana de mayor rango en el comité, y Hutchinson se acercaron más por su demanda de que el Partido Republicano se deshaga de la influencia de Trump. Cheney ha sido criticado y rechazado por el establecimiento político.

Cuando el expresidente los presionó para ayudar a anular su derrota en las elecciones de 2020, los funcionarios electorales estatales declararon ante el comité que se encontraron con una avalancha de amenazas de los partidarios de Trump.

Altos funcionarios del Departamento de Justicia se vieron obligados a dirigirse a Trump de manera más directa como resultado del impactante testimonio que Hutchinson, un exasistente de la Casa Blanca que presenció muchos eventos cruciales, brindó el mes pasado ante un panel de la Cámara el 6 de enero. En ocasiones, esta discusión tuvo lugar frente al Fiscal General Merrick B. Garland y la Fiscal General Adjunta Lisa O. Monaco.

El día después de la aparición de Hutchinson, en reuniones en el departamento, algunas de las cuales participó Mónaco, los funcionarios discutieron la presión que creó el testimonio para examinar la posible culpabilidad criminal de Trump y si tenía la intención de violar la ley.

Las revelaciones hechas por Hutchinson parecían allanar el camino para la discusión del tema más delicado hasta el momento: el comportamiento personal de Trump antes del ataque.

El testimonio de Hutchinson, según los funcionarios del departamento, no cambió su enfoque de investigación de pasar gradualmente de individuos de bajo nivel a niveles más altos de poder. Esta primavera, Garland declaró: “La única presión que siento, y la única presión que sienten nuestros fiscales de línea, es hacer lo correcto”.

Sin embargo, algunas de sus impactantes afirmaciones llamaron su atención. Por ejemplo, afirmó que Trump sabía que algunos de sus seguidores en un mitin el 6 de enero de 2021 estaban armados, que deseaba desesperadamente marchar con ellos al Capitolio y que al principal abogado de la Casa Blanca le preocupaba que las acciones de Trump podría resultar en cargos criminales. Estas afirmaciones eran en gran parte nuevas para ellos.

Antes del testimonio de Hutchinson, la discusión abierta sobre Trump y sus actos era poco común, excepto cuando se usaba como justificación de las acciones de otras personas. Este cambio fue leve pero sustancial.

Un pequeño equipo de fiscales de la oficina del fiscal federal en Washington intensificó su investigación sobre un complot de abogados que hablaban con frecuencia con Trump para instalar a falsos electores estatales. Además, el organismo de control del Departamento de Justicia está investigando a Jeffrey Clark, un exfuncionario del departamento que discutió la propuesta con Trump, por sus intentos de anular los resultados de las elecciones.