Ivanka Trump aparentemente reunió a su padre y a Pence para una reunión incómoda cinco días después de J6. El testigo dijo que era como negociar la paz en el Medio Oriente.

El general Milley se negó a usar la Ley de Insurrección en los manifestantes de BLM cuando Trump insistió

Donald Trump y Mike Pence se reunieron para una reunión larga e “incómoda” cinco días después del motín mortal en el Capitolio en el que la mafia pro-Trump coreó “Cuelguen a Mike Pence”. Se dijo que la reunión fue «forzada e incómoda» y que Ivanka Trump y su esposo Jared Kushner habían organizado la reunión. La reunión fue comparada con negociar la paz en el Medio Oriente.

Trump había presionado a Pence tanto en público como en privado para anular los resultados de las elecciones presidenciales de 2020. Trump continuó presionando incluso después de que Pence dejó en claro que no tenía el poder para anular los resultados de las elecciones. Durante el mitin “Stop the Steal”, Trump dijo a sus seguidores que Mike Pence podría anular las elecciones y mantenerlo en el poder. A pesar de saber lo contrario, Trump siguió instando públicamente a Pence a anular los resultados.

A pesar de sus numerosos ataques contra él y de que su vida estuvo en grave peligro durante la insurrección del 6 de enero, se informa que Pence sigue siendo leal a Trump. “Mike Pence, espero que defiendas el bien de nuestra Constitución y el bien de nuestro país”, dijo Trump a sus seguidores en el mitin “Stop the Steal”.

Y si no lo eres, me decepcionaré mucho de ti. Te lo diré ahora mismo. No estoy escuchando buenas historias”, agregó Trump. Cuando la multitud comenzó a asaltar el Capitolio, se había construido una horca con una soga fuera del césped de la Casa Blanca y los partidarios de Trump comenzaron a gritar «Cuelguen a Mike Pence».

“La mafia buscaba al señor Pence por su patriotismo porque el vicepresidente se había negado a hacer lo que exigía el presidente y anular el resultado de las elecciones”, declaró la fiscal de juicio político Stacey Plaskett. Donald Trump sabía que Mike Pence estaba en peligro, pero no intentó contactarlo para verificar su bienestar. Sin embargo, durante el ataque, Trump habló con el senador de Alabama Tommy Tuberville, quien supuestamente le dijo: “Sr. Presidente, acaban de sacar al vicepresidente, tengo que irme”.

Once minutos después de enterarse de que Pence había sido sacado del edificio del Capitolio, Trump lo atacó nuevamente. “Mike Pence no tuvo el coraje de hacer lo que debería haberse hecho para proteger nuestro país y nuestra Constitución”, tuiteó Trump. A pesar de la falta de preocupación de Trump por su seguridad y los ataques contra él. Pence no ha intentado condenar las acciones de Trump. En privado, se dice que Pence no culpa a Trump, sino a quienes lo rodean que, según él, lo alimentaron con información errónea.

Trump rechazó la invitación para testificar en su audiencia de juicio político, sin embargo, los encargados del juicio político podrían haber llamado a Pence a testificar, pero optaron por no llamar a testigos. Pence ha mantenido un perfil muy bajo desde la insurrección. Aparte de una aparición en la toma de posesión del presidente Joe Biden, no se ha visto ni oído hablar de Pence. Hay rumores de que está pensando en su futuro político y considerando postularse para presidente en 2024.

Según los informes, Trump y Pence han hablado brevemente un par de veces desde que terminaron sus mandatos. Desde que dejó el cargo, Pence se ha tomado unas vacaciones en las Islas Vírgenes de EE. UU. y anunció que lanzará un podcast. Lo más probable es que sea dudoso que Trump y Pence tengan algún contacto en el futuro, especialmente si Pence se postula para presidente en 2024.