Lauren Boebert intenta afirmar que su esposo fue la verdadera víctima en su infame incidente de exposición lasciva

Lo más controvertido de Lauren Boebert puede ser su esposo

La representante Lauren Boebert (R-CO) afirma rotundamente en su biografía recientemente publicada que su esposo fue la verdadera víctima en un incidente que condujo a su arresto bajo sospecha de exposición indecente.

En su último libro, “My American Life”, la republicana de Colorado analiza sus propios encontronazos con la ley. También detalla el incidente de la bolera de 2004 que resultó en el arresto de Jayson Boebert, que según ella comenzó cuando su esposo intentó entablar una relación con su padrastro.

“Los dos fueron a la bolera Rifle y se pusieron a conversar mientras tomaban unas copas”, escribió Boebert, sin mencionar que ella estaba con ellos.

“La cantinera coqueteó con Jayson, habiendo escuchado previamente de sus amigos lo atractivo que sería”, continuó. “Incluso se burlaron de ella diciéndole que se había hecho un gran tatuaje en un área privada, lo que despertó su curiosidad, así que presionó a Jayson para que se lo mostrara allí mismo en el bar. Él la ignoró y estaba avergonzado de que ella lo hiciera frente a mi padrastro. Ella no se detendría.

La legisladora argumentó que más que al revés, su esposo fue acosado por el cantinero y que sintió la necesidad de zanjar la discusión exponiéndose.

“[He] decidió que había escuchado suficiente, se puso de pie y actuó como si fuera a desabrocharse los pantalones”, escribió Boebert. “Antes de que llegara tan lejos, intervino el dueño de la bolera”.

Sin embargo, después de presumir ante ella y otra dama sobre el tatuaje, una de las mujeres identificadas como víctimas en el informe del alguacil afirmó que Jayson Boebert se le acercó por detrás y le sacó el pene de los pantalones; una segunda mujer joven proporcionó a las autoridades una narrativa casi idéntica.

Cuando las autoridades la interrogaron después del incidente, Lauren Boebert negó haber presenciado cómo su esposo se volvía vulnerable.

Boebert apareció recientemente en los titulares después de que una funcionaria electoral, acusada de 10 cargos penales, alegara que Boebert la “animó” a cometer los presuntos delitos.

La «extraña historia» de la secretaria del condado de Mesa, Tina Peters, quien ha avivado las creencias de conspiración de la derecha de que las elecciones presidenciales de 2020 fueron manipuladas.

«Milisegundo. Peters fue acusado de 10 cargos penales relacionados con el esfuerzo de copiar el software del equipo de votación, incluido el intento de influir en un servidor público, suplantación de identidad criminal, conspiración para cometer suplantación de identidad criminal, robo de identidad y mala conducta oficial en primer grado”, explicó el informe.

Según el informe, Peters culpó a Boebert el viernes.

Agregó que Boebert “me animó a seguir adelante con la creación de imágenes” de las máquinas de votación.

Sin embargo, la portavoz del legislador afirmó que la afirmación de Peters no era cierta.

Anteriormente, Boebert emitió un comunicado respaldando a Peters.

“Muchos de los electores a los que represento han expresado su preocupación por la investigación en curso sobre la secretaria y registradora del condado de Mesa, Tina Peters”, dijo Boebert en 2021. Las actividades del FBI a nivel nacional”.

La controvertida representante de Colorado para la Cámara se enfrenta a un rival de centroizquierda, lo que complica sus perspectivas de unas primarias sencillas.

En un soleado sábado de junio, Lauren Boebert se dirigió a un grupo de sus seguidores en una comida al aire libre del partido republicano en un pequeño pueblo como «la punta de la lanza». Afirmó que, si bien algunos miembros del Partido Republicano evitan los debates más divisivos y los asuntos polémicos, ella no lo hace.

Boebert tiene puntos de vista sobre la extrema derecha que van desde la vehemente oposición a la regulación de armas hasta dudar de la eficacia de las vacunas y los resultados de las elecciones presidenciales de 2020. Una persona de las redes sociales diseñada para avivar las guerras culturales está transmitiendo todo esto.

Incluso con las ventanas y las puertas abiertas de par en par, hacía mucho calor dentro de la glorieta, pero a la congresista de primer mandato no pareció importarle. Lideró a sus seguidores a través de una lista de puntos de conversación polémicos, incluida la inmigración, la teoría racial crítica, las transiciones de género y la capacidad mental de Joe Biden, mientras vestía jeans, una gorra negra y tacones de varias pulgadas. Cuando Boebert hizo una pausa en su lanzamiento de carrera para impactar, la audiencia vitoreó y aplaudió al unísono, extasiada.

“Estoy orgullosa de haber traído a casa registros de votación 100% conservadores para todos y cada uno de ustedes”, dijo a la multitud en la barbacoa de junio. “Desde los derechos de armas hasta la inmigración, la seguridad fronteriza y la vida”.

Boebert se ha convertido en uno de los políticos más conocidos de Estados Unidos en sus primeros dos años en el Congreso. Ella se encuentra entre una vanguardia de políticos más jóvenes y vehementemente conservadores que están siguiendo el camino hacia la popularidad del expresidente Donald Trump, junto con Marjorie Taylor Greene, Josh Hawley, JD Vance y otros.