Los miembros del Comité Selecto de la Cámara dicen que el Servicio Secreto no ha cooperado para ayudar en la investigación.

Un nuevo informe revela que el Servicio Secreto supuestamente trató de llevar a Donald Trump al edificio del Capitolio el 6 de enero a pedido suyo

Durante el fin de semana, el Comité Selecto de la Cámara de Representantes que investigó los eventos del ataque del 6 de enero de 2021 al edificio del Capitolio de EE. UU. y que condujeron al mismo, reveló que los principales agentes del Servicio Secreto que intentaron socavar el testimonio de la exasistente de la Casa Blanca, Cassidy Hutchinson, buscaron la protección de los abogados privados y se niegan categóricamente a cooperar con la investigación.

Hutchinson trabajó con la controvertida figura Mark Meadows, jefe de gabinete de la Casa Blanca bajo la administración Trump, y se presentó el mes pasado para ofrecer su testimonio durante una audiencia pública. Afirmó que el subjefe de gabinete Tony Ornato le dijo que el expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se había sentido cada vez más frustrado e incluso comenzó a arremeter contra él hasta el punto en que su equipo de seguridad se negó a llevarlo al edificio del Capitolio para reunirse con sus seguidores en enero. 6. Hutchinson también alegó que Trump se abalanzó sobre Bobby Engel, un miembro del Servicio Secreto, que actuaba como jefe del destacamento de seguridad de Trump.

Continuó describiendo la terrible experiencia de Ornato, quien actuó originalmente como miembro del Servicio Secreto, luego se fue a trabajar para Trump, antes de hacer otro movimiento para regresar como un alto funcionario del Servicio Secreto. Con Engel presente, no habló ni se pronunció en contra de ninguna parte del testimonio de Hutchinson.

Tras el testimonio de Hutchinson, surgieron artículos que afirmaban que fuentes anónimas les habían informado que Engel y el chofer de Trump estaban “preparados para testificar bajo juramento” para cuestionar su relato. Afirmaron que las fuentes anónimas dijeron que desde entonces Ornato había negado haberle dicho a Hutchinson que Trump “agarró el volante o a un agente”, como ella había alegado en su testimonio.

Apenas la semana pasada, la representante Zoe Lofgren, demócrata de California, se adelantó para decir que Engel, Ornato, así como el conductor no identificado de Trump, han buscado un abogado privado desde entonces.

“Algunos de los oficiales dijeron que vendrían y hablarían bajo juramento”, dijo Lofgren, quien es miembro del Comité Selecto de la Cámara. “No han venido, y recientemente contrataron un abogado privado, lo cual es inusual, pero tienen derecho a hacerlo”.

El representante republicano Adam Kinzinger de Illinois, quien es uno de los dos únicos republicanos en el Comité, habló con ABC News el domingo y aclaró que “no es nuestra decisión que no hayan testificado hasta ahora”.

Cuando se le preguntó si el Servicio Secreto se negaba activamente a cooperar con la investigación, Kinzinger respondió explicando que él personalmente no tenía la respuesta a esa pregunta, diciendo que era una «pregunta que debe hacerle al Servicio Secreto» y que “tienes que preguntarle a esas personas en particular”.

La representante Liz Cheney de Wyoming, la otra republicana sentada en el Comité Selecto de la Cámara que también actúa como vicepresidenta del comité, le dijo a Fox News el domingo que “no hemos tenido el tipo de cooperación que realmente necesitamos” de Secret Servicio.