El compañero de ala de Matt Gaetz ha presentado ‘información confidencial’ sellada y el controvertido representante podría estar en problemas

Matt Gaetz sugiere que el Congreso debería impedir que el Departamento de Justicia lo investigue por tráfico sexual

El recaudador de impuestos electo del condado de Seminole, Florida, fue acusado en un tribunal federal en junio de 2020, justo cuando se intensificaba la campaña de reelección de Trump. El gobierno federal afirmó que Joel Greenberg acosaba a un rival político que también era maestro, además de cometer otros dos delitos. Si la investigación hubiera terminado ahí, es poco probable que alguien fuera de Florida hubiera prestado mucha atención al caso de Greenberg.

Sin embargo, no fue así. Más bien, creció hongos. La investigación del Departamento de Justicia sobre Greenberg reveló una plétora de delitos potenciales adicionales que no solo involucran a Greenberg sino que también involucran a republicanos de Florida más prominentes, como miembros del personal de su oficina, un exrepresentante del estado de Florida que se convirtió en cabildero, recaudadores de fondos y ayudantes de Ron DeSantis, y el joven congresista amante de MAGA Matt Gaetz, quien más tarde se convirtió en uno de los partidarios más destacados de la Gran Mentira en el Congreso.

El tráfico sexual acusado de un niño menor de 18 años fue el más atroz de los delitos denunciados por Greenberg. También fue acusado de usar identificaciones falsas para ayudarlo a realizar «actos sexuales comerciales» al utilizar licencias de conducir entregadas que recibió a través de su lugar de trabajo.

El Departamento de Justicia también estaba investigando si Gaetz y Greenberg tenían «contactos sexuales ilegales y superpuestos» con mujeres que fueron «reclutadas en línea para sexo y [who] recibieron pagos en efectivo” y/o se les pagó para viajar con Gaetz y otros, incluido un viaje a las Bahamas en 2018, según informes públicos de la primavera de 2021. Le quitaron el iPhone a Gaetz y el Departamento de Justicia amplió su investigación para investigar “si Gaetz aceptó obsequios, incluidos pasajes aéreos y acompañantes pagados”, a cambio de apoyar la marihuana medicinal.

Poco después, Greenberg se declaró culpable de seis de los 33 delitos que se habían agregado a su registro, incluida la acusación de tráfico sexual. Greenberg reconoció en su acuerdo de culpabilidad que pagó por “actos sexuales comerciales” con una mujer que “era menor de 18 años durante parte del tiempo en que Greenberg le pagó para participar en actos sexuales comerciales con él y con otros” y que vio a la menor tener relaciones sexuales con algunas de las personas que le presentó. Y probablemente lo más preocupante es que Greenberg accedió a brindar una amplia cooperación a los investigadores federales. Según el New York Times, Gaetz tuvo relaciones sexuales con la niña y sabía que le estaban pagando, según dijo Greenberg a los investigadores federales.

Desde entonces, Gaetz también ha experimentado sucesos desfavorables adicionales. Un gran jurado federal escuchó el testimonio de su exnovia a principios de este año. Tres aplazamientos de la sentencia de Greenberg indican que los fiscales federales aún pueden estar investigando a Gaetz. De hecho, los fiscales deben proporcionar una actualización de estado al juez que preside el caso de Greenberg para la próxima semana.

Sin embargo, el martes, Greenberg tomó una decisión que tiene perplejas a algunas personas: solicitó permiso para presentar esa moción sellada y le pidió a la corte que fijara una fecha para la sentencia sin ninguna resistencia por parte del gobierno. En su presentación, Greenberg argumenta que cualquier moción que se hiciera pública expondría «información confidencial» con respecto a su cooperación en «investigaciones y enjuiciamientos en curso» contra «múltiples personas» en Orlando, donde se acusó a Greenberg, y Washington, DC, donde la investigación sobre Gaetz tiene su sede supuestamente, y “otras jurisdicciones”. La solicitud de Greenberg fue concedida y el tribunal ordenó que presentara su moción sellada ayer.

Sin embargo, ¿qué implica todo esto? Uno supondría que Gaetz enfrentaría dificultades dada la insistencia en el secreto que rodea la colaboración de Greenberg. Pero es complicado, como señala Rich Signorelli. Esto «puede ser un mal indicador para una acusación de Gaetz», ya que «los cooperadores a menudo no son sentenciados hasta que completan su cooperación, incluido el testimonio en cualquier juicio de un objetivo», al menos en el sur del estado de Nueva York, donde Signorelli se desempeñó como fiscal federal. . Gaetz ni siquiera ha sido acusado de nada, y mucho menos juzgado. Por otro lado, la práctica de Florida “puede ser diferente”, como reconoce Signorelli, “hay excepciones”.

Los fiscales federales «generalmente prefieren posponer la sentencia hasta que el testigo haya testificado en el juicio del objetivo», según la comentarista legal de MSNBC Barbara McQuade, exfiscal federal para el Distrito Este de Michigan y profesora de derecho en la Universidad de Michigan. . ¿Por qué? Porque una vez que se sentencia a un cooperador, generalmente “pierde su incentivo para continuar colaborando”, aunque “todavía puede ganar una reducción en una sentencia hasta un año después de su sentencia”. Aunque McQuade reconoce que a algunos jueces no les gusta “la idea de retrasar demasiado la sentencia”, también reconoce que los tribunales pueden sentirse presionados para castigar a un acusado que todavía está cooperando. Ella afirma que el «resultado final» es ambiguo.

Lo único que queda por hacer es esperar y ver, por lo tanto. Cuando la fecha de la sentencia de Greenberg se haga pública, podría ser más sencillo interpretar las implicaciones.

Seguiremos de cerca a Gaetz porque está claro que las cosas se van a poner realmente interesantes.