Para averiguar quién accedió a los documentos de Trump que fueron confiscados, los investigadores «pueden incluso buscar huellas dactilares» en ellos.

Trump afirma que China piensa que somos estúpidos y se 'ríe' de nosotros por el Dr. Seuss mientras 'trata de matarnos de muchas maneras diferentes'

Según un informe del lunes de ABC, los especialistas han expresado serias preocupaciones sobre el alijo de materiales secretos del expresidente en su club de campo Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida.

Esto sigue a informes anteriores de que el FBI estaba revisando los documentos llevados a Mar-a-Lago en busca de secretos nucleares.

“Esos funcionarios dicen que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y de seguridad ahora deben tratar de rastrear la cadena de custodia del material y tratar de determinar si alguno de los materiales se vio comprometido”, informó Pierre Thomas. “Los funcionarios reconocieron que estas preguntas críticas deben abordarse porque el material, en teoría, sería de gran valor para los adversarios extranjeros e incluso para los aliados. Se anticipan entrevistas con funcionarios de la administración Trump y las autoridades pueden incluso verificar las huellas dactilares para ver si eso proporciona información sobre quién tuvo acceso”.

“La orden y el inventario del FBI alegan que se recuperaron 11 conjuntos de información confidencial durante la búsqueda de Mar-a-Lago, incluidos documentos confidenciales, secretos y de alto secreto”, señaló el informe. “Incluso había material de información compartimentada sensible (SCI) de alto secreto. Esta clasificación de materiales a veces involucra secretos nucleares y operaciones terroristas basadas en una descripción general de los protocolos de seguridad del Director de Inteligencia Nacional (DNI), que ABC News ha revisado”.

A pesar de que estos medios de propaganda estatal son conocidos por hacer afirmaciones huecas, los medios estatales rusos han estado diciendo que el personal de inteligencia de su nación ha estado «estudiando» los documentos en Mar-a-Lago durante «un tiempo».

Trump calificó toda la investigación como una «cacería de brujas» y afirmó que tenía el poder de desclasificar todos los documentos de su propiedad, pero los expertos señalan que este puede no ser el caso de algunos documentos que fueron clasificados por leyes del Congreso, como secretos nucleares, y que es posible que Trump en realidad no tenga ese poder.

Trump afirmó recientemente que todos ocasionalmente traen trabajo a casa mientras intentaba idear una nueva línea para justificar el almacenamiento de materiales gubernamentales de alto secreto en su mansión de Florida, Mar-a-Lago.

“Como todos podemos identificar, todos terminan teniendo que llevar a casa su trabajo de vez en cuando. Los presidentes estadounidenses no son diferentes”, dijo el comunicado de la oficina de Trump el viernes por la noche leído en Fox News.

Trump agregó que tenía una “orden permanente” para desclasificar los documentos “en el momento” en que salieran de la Oficina Oval.

“El presidente Trump, para prepararse para el trabajo del día siguiente, a menudo llevaba documentos, incluidos documentos clasificados, de la Oficina Oval a la residencia. Tenía una orden permanente de que los documentos retirados de la Oficina Oval y llevados a la residencia se consideraran desclasificados en el momento en que los retirara”, dice el comunicado.

Afirmó que solo el presidente tiene la autoridad para clasificar y desclasificar materiales y no requiere el permiso de un «burócrata que empuja papeles».

Esta nueva defensa, que presenta a Trump como otro estadounidense trabajador, contradice afirmaciones anteriores hechas por Trump y sus abogados de que el FBI podría haber colocado evidencia mientras estaban en la escena.

Aunque el presidente puede desclasificar papeles, hay un proceso establecido que se debe seguir, según expertos legales. No está claro si Trump lo ha hecho alguna vez.

“No puede simplemente agitar una varita mágica y decir que está desclasificado”, dijo a NBC News Richard Immerman, historiador y subdirector adjunto de inteligencia nacional en la administración de Obama. “Tiene que haber un proceso formal. Esa es la única forma en que el sistema puede funcionar”.